Declaración de la Academia Nacional de Ciencias en relación con los incendios forestales en Córdoba

La Academia Nacional de Ciencias desea expresar su preocupación en relación con los graves incendios ocurridos en la provincia de Córdoba durante las últimas semanas. A juzgar por declaraciones del Sr. Ministro de Agricultura y Ganadería de la Provincia, Dr. Sergio S. Busso, la superficie quemada superaría las 40.000 hectáreas, afectando mayormente a los Deptos. Ischilín y Punilla, aunque también hay otros sectores severamente perjudicados por los incendios. Esto ha puesto en emergencia socio-ambiental a los territorios afectados, obligando al Sr. Gobernador a declarar Zona de Desastre Agropecuario a los sectores arrasados por el fuego. Cabe agregar que esta problemática se extiende más allá de los límites provinciales de Córdoba, afectando a cerca de 175.000 hectáreas de bosques y humedales en diversos puntos del país. También preocupa sobremanera a nuestra Academia, la pérdida de más de 30.000 hectáreas de bosques nativos en el país por deforestación, ocurrida durante los meses de vigencia del confinamiento por la pandemia coronavirus SARS-CoV-2.

Los daños ambientales originados por los incendios forestales afectan significativamente a los ecosistemas nativos y a los beneficios que estos brindan a la gente, poniendo en serio riesgo su supervivencia y continuidad en el espacio y el tiempo. Los bosques nativos maduros que aún persisten en las sierras y llanuras de Córdoba alcanzan a menos del 10% de la superficie que cubrían a comienzos del siglo XX. Esto ha puesto a nuestros sistemas naturales al borde de la extinción, con todo el perjuicio que esto significa para la conservación de la biodiversidad en sentido amplio y, en particular, de los recursos utilizados por poblaciones rurales del territorio cordobés.

La Comisión Directiva de la Academia Nacional de Ciencias, considera oportuno destacar la necesidad de una planificación integrada para el control y manejo del fuego en todo el territorio provincial de Córdoba. Esta planificación deberá aunar los esfuerzos de organismos de gobierno, instituciones públicas y privadas vinculadas a la educación e investigación científica y tecnológica, y a sectores de la producción y organizaciones no gubernamentales relacionadas al ambiente.

En este contexto, la Academia Nacional de Ciencias pone a disposición de toda la sociedad su capacidad operativa para aportar a la solución definitiva de esta problemática, que tanto afecta al ambiente y a la comunidad toda.

Septiembre 2020

Declaración en .pdf.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *